La subjetividad en la percepción de la propia imagen.

Hace ya tiempo, la marca Dove lanzó una campaña publicitaria en la que mostraba cómo las mujeres en general, percibíamos nuestra imagen de forma distorsionada y muy crítica. Para ello contó con la colaboración de un retratista del FBI e hizo el siguiente experimento:

Cada mujer, situándose detrás de una cortina, le describe su rostro al retratista que no la está viendo y que realiza el retrato conforme a las indicaciones de la mujer. Después, otra persona que ha visto a la anterior en una sala de espera, realiza una nueva descripción de ésta. El retratista realiza un nuevo dibujo basado en los rasgos descritos por la segunda persona.

El proceso se repite varias veces y al final del anuncio se exponen las parejas de retratos: el que refleja cómo se ve a sí misma cada una y el que se ha realizado gracias a la mirada de otra persona.

Existe una gran diferencia entre cómo percibimos nuestra belleza y cómo la perciben los demás, sobre la que merece la pena reflexionar, y que destaca la importancia de conocernos (de manera objetiva) a nosotras mismas y aprender a valorar todas nuestras características en su justa medida.

Aquí os dejo el vídeo del anuncio de Dove con los retratos:

Pincha aquí para ver el vídeo.

Como contrapunto al anterior vídeo, y para no perder nunca el sentido del humor (la sonrisa siempre será nuestra mejor imagen), os dejo la parodia del anuncio de Dove que realizó un grupo de cómicos ” New Feelings Time”, para dar a conocer la visión masculina sobre su propia imagen, que es mucho más benévola.

Vídeo parodia de Dove.

Imagen corporativa vs. marca personal

Ante un transformación o el inicio de una nueva etapa, es importante saber comunicar bien este cambio a los demás. En el caso de las empresas, es importante que los cambios se comuniquen a los clientes, proveedores, empleados, etc. para que todos sepan cuál es el nuevo rumbo de la empresa y los objetivos a alcanzar, de esta manera se facilita la comprensión y la realización del trabajo.

Como muestra, el diario Expansión ha publicado un artículo con varios ejemplos de empresas muy conocidas y los cambios que han realizado en su imagen corporativa. Puedes leerlo pinchando aquí.

En el caso de las personas no es muy diferente: saber comunicar eficazmente quiénes somos, lo que queremos, nuestros valores, nuestras transformaciones o el inicio de una nueva etapa en nuestra vida, facilita que los demás comprendan mejor qué queremos y cómo queremos conseguirlo, cuáles son nuestros intereses. La comprensión, a su vez, elimina obstáculos y reticencias, y facilita que la ayuda que nos puedan ofrecer vaya en la dirección correcta. En este trabajo de comunicación, la gestión de la imagen y marca personal juega un papel muy importante.

Si te interesa profundizar más en este tema, apúntate a nuestros cursos de imagen y marca personal.

¿Cuánto cuesta tu ropa?

Muchos piensan que tener una buena imagen requiere gastar mucho dinero en ropa y complementos. Nada más lejos de la realidad. Gastar mucho dinero (en marcas de lujo o simplemente comprando gran cantidad de ropa) no garantiza una imagen excelente.

Ya he hablado muchas veces de la importancia de conocerse a uno mismo, saber qué nos favorece y qué no, ser capaces de adaptarnos al contexto en el que estamos y a las personas con las que interactuamos, sin perder la propia personalidad y, sobre todo, saber qué queremos transmitir y hacerlo con coherencia. Para todo ello, no se necesita mucho dinero, se necesita sensatez.

Lo que ayuda a la buena imagen es actuar con cabeza y, por tanto, comprar con inteligencia. Esta compra inteligente implica no sólo no malgastar nuestro dinero, sino también no contribuir a malgastar los recursos del planeta. La industria de la moda es muy potente y en los últimos años gira a un ritmo muy rápido haciendo que las tendencias cambien sin cesar e incentivando a la renovación casi continua de armario. Ante esta realidad, cabe pararse a pensar en lo que realmente necesitamos y en lo que no. Vale la pena comprar unas pocas prendas versátiles y combinables entre sí, que nos sienten bien y nos favorezcan, en lugar de comprar infinidad de prendas que sólo nos pondremos 1 vez y acabaremos relegando al fondo del armario porque han pasado de moda.

Como invitación a la reflexión, os dejo un artículo de Samuel Martín-Sosa sobre el verdadero precio de la ropa: Pincha aquí para leer el artículo.

Protocolo en el extranjero

Cuando salimos fuera y no conocemos el idioma, todos tiramos mano de ese lenguaje universal que son los gestos, pero ¿es universal realmente o los gestos tienen diferentes significados según las culturas?

Ya vimos en un post anterior que hay gestos que son universales, como los que expresan emociones, pero otros son culturales.

Por lo tanto, antes del viaje es conveniente que nos informemos de la cultura, gastronomía (incluyendo saber qué debemos hacer y qué no hacer en la mesa), historia, religión… del país que visitaremos. Esto nos ayudará a no cometer errores en los lugares que visitemos ni con las personas que hablemos, es importante adaptarnos a los usos y costumbres locales y respetar las normas del país.

Aquí van algunos ejemplos:

  • En Japón:

-está perfectamente permitido hacer ruido al comer los fideos directamente de la taza(Esto es correcto solo si se habla de fideos japoneses como el Ramen, Somen, Soba, Udon, etc. NO se debe hacer con otro tipo de fideos)

-nunca dejes los palitos dentro del bol apuntando hacia arriba, para ellos es la forma de ofrecer comida a los muertos,  así que mejor déjalos en posición horizontal sobre el bol.

-si bebes con un grupo de gente, no llenes tu propia copa o vaso (esto lo interpretan como que pueder tener problemas con la bebida). Lo correcto es, llenar el vaso a la persona que tienes al lado y esperar a que ella llene el tuyo.

 

  • En China:

-debemos evitar el contacto físico. No son partidarios de expresar sus emociones en público y tampoco les gusta el contacto físico. Mejor una leve inclinación de cabeza que dar la mano.

-en las cenas de negocios se bebe mucho alcohol. Generalmente, lo que se bebe es licor de arroz y siempre se bebe cuando se hace un brindis. Hay que tener en cuenta que se hacen brindis de forma continua, por lo que es fácil acabar perjudicado, aún así debes mantener las formas ya que la embriaguez no sirve como disculpa para cualquier cosa que hagas.

Si no quieres beber alcohol, debes comunicarlo al principio de la cena, para eso tendrás que dar una razón de peso (salud, medicación, religión, etc.). Lo respetarán y deberás brindar con la bebida no alcohólica que tengas (generalmente té). OJO: esta decisión la tendrás que tomar al principio, no vale empezar brindando con alcohol  y luego “abandonar” en mitad de la cena. Bebes o no bebes, pero con todas las consecuencias.

 

  • En Tailandia:

-no se le permite a los monjes tocar o ser tocados por una mujer; si una mujer necesita darle algo, lo colocará a medio camino entre ambos y esperará a que el monje lo tome.

 -Una costumbre curiosa es escarbarse la nariz, lo cual es considerado una costumbre higiénica.

 

  •  En cualquier parte de Asia:

-es  de mala educación pasar la comida a los demás comensales con tus propios palitos, esto es de sentido común, por razones de higiene, aquí también es de mala educación pasar la comida con tus cubiertos.

-nunca digas “chin chin” al chocar las copas, pues es una manera de nombrar los genitales masculinos.

– es de mala educación apuntar con los pies, y  levantarlos sobre taburetes o muebles al sentarte, porque muestran la suciedad del suelo.

Nunca toques ninguna parte del cuerpo de otra persona con los pies. Si lo haces sin querer, discúlpate tocando el brazo de la persona y luego tocando tu propia cabeza.

-Evita tocar la cabeza de los demás o acariciarles el cabello. Tampoco te sientes en almohadas o en apoyacabezas, pues para ellos, la cabeza es la parte más espiritual del cuerpo.

 

  • en Armenia: la persona que recibe el último servicio de alcohol de una botella está obligado a pagar la siguiente.  Lo correcto es vaciar las últimas gotas en tu propia copa. (Siempre está el listo que deja un “culín” para que pague el siguiente, esto es de mala educación).
  • En Australia debes contribuir con al menos una ronda para todos los que te acompañen en un pub.
  • En Suecia, es considerado ofensivo chocar los vasos al brindar sin decir “skals”, que equivaldría a nuestro “salud”.
  • En Portugal, no pidas sal y pimienta si no está en la mesa.  Pedir cualquier tipo de sazón o condimento indica que no te gusta la comida.
  •  En Brasil, el gesto americano de “OK“, juntando los dedos índice y pulgar es un insulto gravísimo.
  • En el Reino Unido, es ofensivo alzar el dedo índice y el corazón con la palma de la mano hacia ti.  Así que si por ejemplo en un bar abarrotado de gente tienes que pedir dos copas con un gesto, procura que la palma de la mano esté orientada hacia afuera (como si hicieras el símbolo de la paz).
  • En Grecia mostrar la palma de la mano significa desprecio. No debes saludar mostrando la palma de la mano, ni siquiera a amigos íntimos.  Tampoco lo hagas como señal de “esperar”, o  para referirte al número 5, procura no mostrar nunca la palma.

 

 

Sí, sí, ya sé lo que estáis pensando: ¿Y si no nos acordamos de todo? Tranquilidad: Syndi Seid, entrenadora de etiqueta internacional, dice que es inevitable cometer errores y que lo importante es disculparse lo antes posible y aprender para no repetirlos.

Lo indispensable es: tener una actitud honesta y respetuosa, y siempre, siempre, aprender las palabras más importantes en cualquier idioma: “Perdón”, “Por favor” y “Gracias”, con esto, podemos ir a cualquier parte. Buen viaje.